26 septiembre 2019|

Cada año se celebra la Semana Europea de la Movilidad, una campaña dirigida a sensibilizar a los ciudadanos sobre las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte público, la bicicleta y los viajes a pie. A raíz de ello, coches.net, portal de motor líder en España, ha lanzado una encuesta a sus usuarios sobre su relación con los distintos medios de trasporte y los resultados han sido concluyentes: el 78% no puede vivir sin coche.

Ante la pregunta sobre el medio de transporte favorito para moverse, el coche sigue siendo el rey. Un 72,7% sigue eligiendo el automóvil frente al 16,6% que opta por la moto. Moverse a pie es la elección del 6,7% de los usuarios por delante de la bici, el patinete o el transporte público.

Restricciones de movilidad en las ciudades

Las ordenanzas y leyes en favor de la reducción del tráfico en el centro de las grandes ciudades cada vez son más frecuentes, sin embargo, y aunque los ciudadanos cada vez están más concienciados de que estas medidas son necesarias para el beneficio colectivo, aún no está interiorizado el cambio de comportamiento a la hora de elegir un modo de transporte no contaminante. A la cuestión de si se restringiera el uso de coches más contaminantes en su ciudad, qué opción encontrarían más acertada, más de la mitad (53%) señala que son importantes las ayudas a la compra de vehículos menos contaminantes. La segunda opción es mejorar el transporte público (32,7%).

La movilidad compartida es una realidad que ha llegado para quedarse a las ciudades, pero para el 87,1% de los usuarios no es una opción, todavía, real. Solo el 12,9% reconoce usarlo una vez por semana al menos. Entre los que sí lo usan, el 61% se decanta por el carsharing, seguido del motosharing (19,5%) y el bicisharing (11,6%).

Marcel Blanes, responsable de relaciones institucionales de coches.net señala que “la preferencia de los usuarios por los vehículos de cuatro ruedas es clara. Y que las motos continúan siendo una alternativa real de movilidad en las ciudades es evidente también (representa la segunda opción de movilidad) y esto debería tenerse en cuenta. Aunque cada vez más, desde las instituciones, se intenta ir por el camino de la sostenibilidad, aún estamos lejos de poder hacer un cambio hacia este tipo de movilidad, entre otros motivos, por la incertidumbre generada con cada normativa sobre este tema. Éstas deberían estar menos enfocadas en prohibir y más en incentivar la compra de vehículos menos contaminantes para así renovar el parque automovilístico. Hasta que no haya un transporte público adaptado al máximo a las necesidades del ciudadano, éste seguirá siendo una opción minoritaria”.